El baile del vientre

La danza oriental o danza del vientre es ícono de la sensualidad y la gracia, en la que se efectúan sugerentes movimientos, especialmente de la zona pélvica. Para resaltar los refinados vaivenes de las bailarinas, se usan diferentes accesorios que añaden variedad a los estilos y que sumados a los llamativos trajes con pedrería, complementan el deleite a la vista.

Image result for El baile del vientreMuchos de ellos se utilizan desde los orígenes de esta milenaria tradición, mientras otros son de adición reciente. Uno que nunca puede faltar es el caderín o pañuelo de monedas, que como su nombre lo indica, es una pieza de tela con pequeños círculos metálicos colocado alrededor de las caderas que acentúa y acompaña sonoramente los esbeltos movimientos.

El velo confiere un aire etéreo ya que está hecho de un material liviano que vuela al desplazarse, dándole un toque de misterio a la presentación al simbolizar lo que debe ser descubierto, cosa que sucede también con las alas de Isis, hechas de llamativos colores que van colocadas a la espalda y los abanicos, que aunque se relacionan más con la cultura china, fueron adoptados de manera reciente por la danza oriental.

El bastón se utiliza más comúnmente en la danza tradicional, teniendo sus orígenes en la expresión de alegría al recibir el sustento que otorga la tierra. Variaciones más osadas son el sable y la daga, que aunque no tienen filo, manifiestan pulsaciones de batalla y fuego.

El equilibrio es indispensable en la danza del vientre, y para resaltar esta cualidad se emplean elementos como el candelabro, la bandeja o el jarrón, los cuales las bailarinas mantienen en equilibrio sin perder lo grácil de sus movimientos.

Otros accesorios sirven para el acompañamiento musical de los pasos, como son la pandereta y los crótalos, que sumados a los elementos anteriores, hacen de la danza árabe un espectáculo inolvidable.

Post A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *